Bizcocho marmolado de Pascua


Aprende a sacarte un conejo del bizocho

Aprende a sacarte un conejo del bizcocho

Mañana voy a ir a esquiar, y no quería dejar pasar esta oportunidad de deciros que os quiero y me alegro de haberos conocido. Y que si me veis en la pista, es mejor que os apartéis.

No creáis que exagero, porque ya he ido a esquiar antes, y sé que soy esquimal. Esquí-MAL. Con el esquí me pasa como con el running, es una actividad que no entiendo que se haga voluntariamente. Ponerte a correr sin que haya un motivo de necesidad, como que te persiga Enrique Iglesias para cantarte toda su discografía al oído, escapa a mi comprensión.

Pues el esquí, queridos, es aún peor. Esquiar consiste, en primer lugar, en madrugar. Nada bueno puede salir de madrugar, y así es como empieza esta actividad. Luego tienes que ponerte ropa muy chillona. En las pistas eres como Paco Clavel, pero abrigado. Después de vestirte estrafalariamente, tienes que subir a lo alto de una montaña donde hace frío. Y como has subido, no te queda más remedio que bajar. Por si no fuera bastante difícil bajar andando, te dan unas tablas con las que supuestamente te tienes que deslizar intentando conservar todos tus huesos (y preferiblemente también los ajenos) intactos.

El tema es que llegas a la estación en coche, te pones las botas (ahí ya empieza la tortura), y los esquís, y te dispones a subir. Para subir a lo alto de la montaña puedes elegir entre dos métodos: el telesilla, y el telearrastre. Llegar andando con las botas y cargando con los esquís y todo el equipamiento ya debería contar como deporte, pero no. La diversión no ha hecho más que empezar.

El telearrastre consiste básicamente en ponerte un tubo metálico helado en la entrepierna, que tira de ti hasta llegar arriba. Debe su nombre a que si se te cruzan los esquís y te caes y te quedas enganchado, es probable que te arrastre de morros hasta arriba. Sí, y sé lo que estáis pensando: ¿de verdad la gente paga un dineral por esto? Pues sí, amiguitos. También hay gente que se compra la discografía de Justin Bieber y se lee los libros de Sánchez Dragó. Ver para creer.

La otra opción es el telesilla. Ya cuando vas a subir, y ves estas indicaciones, sabes que el tema no augura nada bueno. El caso es que si vas en coche te ponen multa por ir sin cinturón de seguridad, y en el telesilla te dejan subirte (con esquís!) en una silla que va toda al aire y te puedes escurrir por arriba y por abajo mientras que te pasean por barrancos. Muy lógico todo. Una experiencia que las personas con vértigo como yo no podemos dejar de agradecer. Mientras que vas en el telesilla, de todas formas, no te da tiempo de fijarte en estos detalles, porque estás ocupado intentando valorar si alguno de tus compañeros es todavía más torpe que tú y se te va a caer encima al bajar… os he dicho ya que el telesilla no para nunca? No, queridos, eso sería ponértelo fácil, y en el telesilla ya quieren que sepas lo que te espera arriba. Al telesilla se sube y se baja en marcha. Con los esquís puestos, por supuesto.

El caso es que sea de la manera que sea, por fin has conseguido subir arriba y has sobrevivido. Y es entonces cuando al ver esa vasta extensión blanca repleta de cuestas abajo, a cuál más empinada, te haces la pregunta de tu vida: “¿Ahora cómo c*** bajo yo de aquí?” Porque allí arriba no se dan las condiciones mínimas para vivir. Lo de los San Bernardos con el barril de whisky es mentira, con la falta que te hace una copa allí arriba. Y por no haber, no hay ni servicios. Que no es que yo pida mucho, que a mí me encanta ir al campo, y si viene un apretón pues te metes entre unas rocas, detrás de un árbol y en un momento desechas la hipótesis… Pero, y cuándo estás en un paisaje todo blanco, sin rocas, ni arbustos ni árboles, con los esquís puestos que hacen la postura del caganer difícil, y con cuatro capas encima de ropa de colores neón… ¿dónde te metes? ¿Son los esquiadores como los respiracionistas, y nunca pasan de lo abstracto a lo concreto?

Pero la auténtica tortura está aún por llegar, y es la gente diciéndote cómo esquiar. Tú solo quieres llegar entera y verdadera hasta abajo, y la gente que si: “Baja en paralelo”. Claro, para matemáticas estoy yo encima de los esquís. Que si: “Haz la cuña, haz la cuña”. Por una cuesta abajo a máxima potencia y sin que haya ningún árbol a la vista para frenar, para pastelitos estoy yo…

Pero bueno, que tampoco quiero que penséis que es todo malo, y tengo que confesar que hay dos cosas que me encantan de esquiar: parar a comer, y cuando acaba.

La receta que os dejo hoy es probablemente la receta que más me habéis pedido desde que se publicó en mi libro Las recetas de la felicidad, y no quería irme sin compartirla con todos vosotros.

Recordad que si me veis en la pista, es una de esas buenas razones para que empecéis a correr :)


Bizcocho marmolado

Bizcocho marmolado


{Bizcocho marmolado}

Preparación: 45 minutos

Cocción: 2 x 45 min

Raciones: 12 personas

Ingredientes

    Para el bizcocho de cacao:

  • 250 g de mantequilla blandita
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos medianos
  • 250 g de harina
  • 40 g de cacao puro en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de levadura química
  • Para el bizcocho de vainilla:

  • 250 g de mantequilla blandita
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos medianos
  • 250 g de harina
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo (o esencia de vainilla)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de levadura química
  • Preparación

    1. Comenzamos preparando el bizcocho de cacao. Precalentamos el horno a 180 º C. Batimos la mantequilla con el azúcar. Agregamos los huevos de uno en uno. Añadimos por último la harina, el cacao, la levadura y la sal, y mezclamos con una espátula. Vertemos en un molde de plumcake (preparado con mantequilla y harina), y horneamos unos 45 minutos. Sacamos del horno, dejamos enfriar 15 minutos, y desmoldamos sobre una rejilla. Dejamos enfriar del todo.
    2. Cortamos el bizcocho de cacao en rodajas gruesas (según el grosor del cortador que vayamos a usar), y cortamos las rodajas con un cortador de galletas, en este caso, con forma de conejo.
    3. Colocamos todas las rodajas de bizcocho juntas en la parte inferior de un molde de plumcake untado con mantequilla, y llevamos al congelador hasta que vayamos a preparar el bizcocho (con una hora, será suficiente). Es importante que las rodajas queden bien prietas y unidas de lado al lado del molde, porque si no, al verter encima la masa de vainilla, como se indica en el siguiente paso, se introducirá por las separaciones
    4. Preparamos la masa de bizcocho de vainilla. Precalentamos el horno a 180 º C. Batimos la mantequilla con el azúcar. Agregamos los huevos de uno en uno. Ponemos una cucharada de vainilla. Añadimos por último la harina, la levadura y la sal, y mezclamos con una espátula. Sacamos el molde del congelador, y vertemos la mezcla de vainilla sobre el bizcocho de chocolate que hemos congelado y recortado previamente.
    5. Introducimos el molde en el horno, y horneamos unos 40 minutos. Retiramos del horno, dejamos enfriar 15 minutos, y desmoldamos sobre una rejilla, donde lo dejaremos hasta que esté totalmente frío.
    6. Podéis ver un paso a paso aquí, donde vi esta idea originalmente. La receta es distinta, y yo congelo el bizcocho del interior para que no quede seco, pero el resto es igual. El cortador no recuerdo donde lo compré, hace ya 5 años de estas fotos, pero podéis encontrar cortadores similares aquí, y aquí por ejemplo (mirad el tamaño de vuestro molde de bizcocho para ver que es un tamaño adecuado).


NOTAS:

  • A la hora de elegir un cortador, para llevar a cabo esta idea, os recomiendo ir a la sencillez: elegid cortadores no muy historiados, y que sea fácil reconocer la figura (por ejemplo, lo hice con setas una vez, y al cortarlo no se sabía muy bien qué era, parecía una mancha
  • Esta receta está incluida en mi libro “Las recetas de la felicidad”, que tiene el sello Best in the World de los Gourmand Cookbook Awards aunque mi editorial no se haya molestado en usarlo, y que ahora mismo está en oferta a 9,95 €
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail

Autora : Sandeea Cocina


28 Comentarios a “Bizcocho marmolado de Pascua”

  1. 21 marzo 2016, 6:28 pm - meinemamimemima

    Tienes un libro premiado y la editorial no pone el sello??? Como dirían por estas tierras. Hallo????

  2. 21 marzo 2016, 6:45 pm - Nureli

    Estoy completamente de acuerdo contigo en todo…..esquiar es una tortura……los premios merecen su reconocimiento…..el bizcocho queda increíble…..y tu que también lo eres por hacernos sonreír siempre que compartes algo con nosotr@s :)
    Feliz pascua

  3. 21 marzo 2016, 11:05 pm - Cris UIn pedacito de cielo

    Por favor! Este rato de risas es impagable, mil gracias. Yo tampoco veo la necesidad de correr….y si Enrique Iglesias me cantase todo su repertorio al oído, me pensaría si echar a correr…jijiji.
    La receta me encanta y que tu editorial pase del sello y del premio…..prfffff.

  4. 21 marzo 2016, 11:22 pm - Verónica

    Hola! Menuda monada, rico y con sorpresa! Jejeje. Una duda de qué tamaño es el molde de plumcake? Gracias

  5. 21 marzo 2016, 11:47 pm - Maria y su rodriguito

    Uff, pues mejor ni intentes hacer snow, es 20 millones de veces peor. Yo una y no más. Imagina lo “maravilloso” de esquiar sin tener palitos para apoyarte…horrible!!
    Muchas gracias por tu ratico de risas y por tan buena receta

  6. 22 marzo 2016, 9:25 am - Xènia Roca

    Sandra, he leído tu post antes de ponerme a trabajar y cómo me he reído. Los compañeros iban pasando y miraban hacia dentro de mi despacho preguntándose: ¿Qué le pasa que se ríe sola?

    He de decir que aunque suscribo tus palabras a pies juntillas y madrugar no es lo mío ¡me encanta esquiar! voy dormida, hasta que me pongo los esquíes y me deslizo por las pistas. Esa sensación de libertad, de control de tu cuerpo (sí es cierto, esa sensación de control tarda año en llegar). Es cierto que parar a comer después de esquiar es magnífico y sacarse las botas y ponerse los descansos todavía más.

    Que tengas una buena esquiada y si te veo te remolco, tu tranquila.

    Un Beso

  7. 22 marzo 2016, 1:01 pm - raquel from JC

    Siempre he pensado que lo mejor de esquiar es eso del après ski jajajajajajajajajaja tu bizcocho se ve di-vi-no!

  8. 22 marzo 2016, 4:32 pm - Mariela

    Jaja Jaja… Que manera de reír con el post!!! Muy bueno . Por cierto, el bizcocho también.

  9. 22 marzo 2016, 11:18 pm - Nieves

    Qué relato más entretenido y escalofriante =S no me he saltado ni una palabra de esta historia XD jajajajaj si alguien me invita a esquiar, tomo nota de los pro y los contra y me quedo en la cabaña más cercana contemplando como todos se espatarran menos yop jajjajja
    Encontrarse con estas cosas tan amenas y divertidas de leer es un regalo, mi día amaneció oscuro y algo pesado,pero has llegado tu con ésta historia y ésta receta tan buenas y me has sacado la mejor de las sonrrisas
    Gracias de todo corazón

  10. 24 marzo 2016, 2:33 pm - Marta

    Me encanta este tipo de bizcochos con dibujos escondidos aunque nunca lo he hecho.
    A mi personalmente tampoco me gusta esquiar, no le veo el sentido. Además la primera, y única, vez que esquié casi me rompí la pierna así que nunca más.
    Un saludo :)

  11. 28 marzo 2016, 7:45 pm - Enata

    WoW Sandra! que bizcocho más monooooooo. Me encantan los marmolados, soy fan del chocolate pero dudo que me vaya a quedar tan perfecto como a ti me anoto la receta.

  12. 29 marzo 2016, 11:17 am - Lola

    Me parece tan elegante de tu parte que siempre que basas o te inspiras o lo que sea…. en tus recetas en algun otro post nos lo indiques directamente para que lo podamos visitar.
    Gracias por tu saber hacer Sandra. Si todos trabajaramos así, todo sería mucho más fácil.
    Me parece un postres ideal!… por cierto utilicé tu receta de Selva Negra para hacer la mona de este año!! éxito total!!! :-) … como está de rico ese pastel de chocolate y lo fácil que es….

  13. 9 abril 2016, 6:01 pm - Maricarmen Alonso

    ¡Hola Sandra!
    He descubierto tu blog leyendo una entrevista que hicieron a Macarena, donde dice que tù eres su preferida y como la curiosidad….
    Me llamò la atenciòn el Bizcocho marmolado de Pascua con el conejito; me pareciò precioso y no veo la hora de probar la receta… Sin embargo, lo que siento en este momento es la necesidad de agradecer tu relato sobre la experiencia de esquiar… ¡Hacìa tiempo que no me reìa de esa manera!!! ¡Ya pasè el dato a mis amigas!
    Hace algunos años tratè de aprender ese deporte porque siempre me llamò la atenciòn la sensaciòn de libertad que inspira, pero he optado que es màs relajante hacer paseos en los paisajes nevados con las raquetas de nieve. ¿Has probado alguna vez? ¡Te lo recomiendo!
    Yo, mientras tanto, probarè la receta con el conejito.
    Un abrazo y felicitaciones por tu blog.
    Maricarmen

  14. 11 mayo 2016, 6:55 am - eva

    Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! :)

  15. 11 junio 2016, 2:16 pm - Andriele

    Já anotei a receita depois conto saiu! 😉

  16. 1 julio 2016, 6:08 pm - Rebeca

    Genial!!!! Me anoto la receta para hacerla.

  17. 8 julio 2016, 12:53 am - Maria Orsini

    Que buena perspectiva sobre la montaña, no hemos parado de reír!
    Pero si al bajar te espera el bizcocho como premio, no puede estar tan mal!

  18. 8 julio 2016, 12:54 am - Maria Orsini

    Que buena perspectiva sobre la montaña, no hemos parado de reír!
    Pero si al bajar te espera ese bizcocho, no puede estar tan mal :)

  19. 16 septiembre 2016, 12:58 pm - Delicatessen Experience

    Qué pinta más buena tiene ese bizcocho! Sólo nos falta probarlo!!

  20. 23 septiembre 2016, 6:40 pm - Andrea Gonzalez

    Aquí provoca entrar a leer recetas y reírse de tus ocurrencias, nada aburrido tu blog, por eso entrar a visitar a diario es casi una obligación, lo malo es que te olvidas que tienes otras cosas pendientes por hacer…

  21. 28 septiembre 2016, 5:24 am - Recetas de gelatina

    Te cuento que ,e pasó que mi figura tampoco se distinguía mucho, parecía una mancha en el biscocho, pero los niños ni se imaginaron que había algo allí, para ellos fue simplemente chocolate. Gracias por tus valiosos aportes, yo los atesoro un montón.

  22. 7 octubre 2016, 10:01 pm - Mariana Chatelain

    ¡Te echamos de menos! ¿Estás bien?

  23. 13 octubre 2016, 8:02 pm - endulzandotuvida

    Buena receta del bizcocho marmolado con figura, una forma distinta de sorprender a nuestros invitados o familia. Gracias un saludo :)

  24. 7 noviembre 2016, 12:31 pm - Thais

    Contesta algo Sandra. .. esperemos que estés bien. UN besazo enorme

  25. 11 noviembre 2016, 1:50 pm - Gloria

    Te echamos mucho de menos y nos tienes preocupados…

  26. 21 noviembre 2016, 11:15 am - Juli de PueriMundo

    Genial la receta!! Muchas gracias por compartirla. Además me he reído mucho con el esquí y el running… también odio madrugar.

  27. 23 noviembre 2016, 6:32 pm - Leandra

    Alguien sabe que pasa que Sandra no dá señales ni escribe más en ninguna red social?
    Deseo que solo sea un impass y vuelva o por lo menos que esté bien!

Trackbacks/Pingbacks

  1. […] [Fuente2] Fuente […]

Habla ahora o calla para siempre

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


  • Suscribirse

    ¿Quieres recibir las recetas por correo electrónico?

    suscribirse

  • Buscar

    ¿Qué receta estás buscando? Escribe nombre o ingredientes

    buscar

  • Participar

    ¿Has preparado alguna receta del blog? Envia foto y tus comentarios

    participar