Tarta arcoiris


Rainbow cake

Lo sé, no son los colores del arcoiris pero da el pego. Aguafiestas

Según la Biblia, el arcoiris fue creado por Dios tras el Diluvio Universal. Así el arcoiris aparecería para recordar a Dios y a los hombres la promesa hecha a Noé de que jamás volvería a destruir la tierra con un diluvio. Con la que está cayendo desde el último mes, he pensado que sería buena idea recordar esta promesa, y que haya piedad para las personas que tenemos el pelo rizado y solo tenemos la opción de alisarlo, o pedir trabajo a los Jackson Five.

Bromas aparte, llevo mucho tiempo intentando preparar estos bizcochos confetti o funfetti que había visto en numerosos blogs americanos, pero sin gran éxito. Probé varias marcas de bolitas y fideos de colores, y no me funcionó ninguna. Al mezclarlos con la masa, algunos directamente perdían el color y dejaba la masa de un color verdoso nada apetecible. Otros mantenían el color antes de hornear, pero después de hornear aparecían difuminados en la masa, sin posibilidad de distinguir los puntitos de colores. Los peores, eran los que no se fundían en el horno, y se mantenían crujientes, con lo cual al morder el bizcocho tenías la sensación de que alguien había seguido la receta al pie de la letra y había puesto los 3 huevos con cáscara y todo.

Pero ya por fin, he encontrado estos confettis que sí funcionan: no pierden color ni antes ni después de hornear, y además se funden en la masa, con lo cual no afectan a la textura esponjosa del bizcocho. Son los mismos que en las fotos decoran la parte exterior de la tarta. Podéis encontrarlos en la tienda de Maria Lunarillos o en la Tartienda. De los que venden en supermercados, he probado con los de Mercadona, Eroski y Corte Inglés, y no me ha gustado el resultado…

Sobre la tira de gominola con los colores del arcoiris, yo la compré en el instituto donde trabajo, así que imagino que puede encontrarse en cualquier kiosko, y creo recordar que en Carrefour también las he visto. La decoración de la tarta está basada en la de estos cupcakes.

Si eres de los que detesta las cremas de mantequilla por ser demasiado dulces y/o pesadas… tienes que probar esta crema de mantequilla! La receta está sacada del primer blog de cocina que conocí: i-recetas, y es una auténtica maravilla: es ligera, esponjosa, con el punto justo de dulzor… y como buena crema de mantequilla, no sabe a mantequilla. Podéis aromatizarla como queráis, con un poco de café, cacao, o como he hecho yo en este caso, vainilla. La manera ortodoxa de prepararla incluye termómetro para medir la temperatura del almíbar, pero yo siempre lo he preparado a ojo y queda bien.

Por último. si queréis otra versión de la tarta también muy sencilla, os recuerdo la tarta arcoiris de chocolate que preparé hace un par de años para el primer cumpleaños de
Jorge, que está hecha con M&Ms y se puede preparar también con Lacasitos.



{Tarta arcoiris}

Preparación: 30 minutos

Cocción: 25 min

Raciones: 12-16 (1 tarta de 3 pisos de 15 cm)

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 200 g azúcar
  • 200 ml de nata para montar (35% MG)
  • 150 g de mantequilla, blandita
  • 350 g de harina
  • 1 sobre de levadura química tipo Royal (16 g)
  • 1 pizca de sal
  • 1 bote y medio de confeti de azúcar (90 g). Podéis encontrarlo aquí o aquí
  • Para la crema de mantequilla:

  • 100 g de azúcar
  • 30 ml de agua
  • 2 claras de huevo (preferiblemente pasteurizadas)
  • 300 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Para decorar:

  • El medio bote de confetti de azúcar que nos ha sobrado de antes
  • Nata montada para las nubes
  • Tira de gominola arcoiris

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC
  2. Preparamos 3 moldes de bizcocho de 15 cm engrasándolos con mantequilla, y enharinándolos ligeramente
  3. En un bol amplio, con un batidor de varillas o con una cuchara, batimos los huevos con el azúcar hasta que dupliquen su volumen y blanqueen.
  4. Añadimos la nata y la mantequilla, y mezclamos.
  5. Agregamos la harina, la sal y la levadura química y mezclamos con una espátula o cuchara, hasta que estén todos los ingrediente bien integrados
  6. Incorporamos el confetti, y distribuimos bien por toda la masa con ayuda de una espátula
  7. Vertemos la mezcla en los tres moldes que hemos preparado, distribuyéndola uniformemente, y alisando la superficie
  8. Horneamos 20-25 minutos a 150º C
  9. Sacamos del horno, y esperamos unos minutos antes de desmoldar. Pueden congelarse si no los vamos a usar el mismo día
  10. Nivelamos los bizcochos para que todas las capas sean del mismo tamaño cortando el copete, para que todas las capas de bizcocho sean rectas y con el mismo grosor y reservamos. Si disponemos de una lira, facilita bastante la tarea. Si no, tendremos que hacerlo con un cuchillo, procurando que nos queden rectas todas las capas (los bizcochos se cortan mejor si están asentados, es decir, si los hemos preparado el día anterior. Pero raras veces puedo esperar)
  11. A continuación, comenzamos a preparar
    la crema de mantequilla. Para ello, ponemos al fuego un cazo con el agua, y el azúcar. Cuando hierva, dejamos unos segundos, y retiramos del fuego. En un bol, batimos las claras a gran velocidad, y cuando empiecen a levantar, vamos añadiendo el almíbar caliente en hilo, hasta obtener un merengue firme, brillante y esponjoso (merengue italiano). El merengue debe estar frío antes de añadirlo a la mantequilla. En un cuenco aparte, batimos la mantequilla, añadimos el merengue y el extracto de vainilla, y batimos de nuevo a gran velocidad hasta obtener una crema de mantequilla muy esponjosa y ligera. A veces puede parecer que se corta, pero si sigue batiendo termina arreglándose
  12. Procedemos a rellenar y decorar la tarta
  13. Para que quede un acabado perfecto en los laterales, y la parte superior de la tarta, tenéis que ver este fantástico tutorial que preparó Bea Roque sobre como rellenar y cubrir un layer cake y este otro de Alma de Objetivo Cupcake, aunque os resumo lo principal a continuación
  14. En el plato donde vayamos a servir, colocaremos el primer bizcocho, el menos perfecto de los que hayamos hecho, encima de algunos recortes de papel de hornear, para que no se manche y podamos retirarlos después con facilidad
  15. Colocamos sobre esta capa de bizcocho un par de cucharadas de la crema de mantequilla, y con una espátula la distribuimos uniformemente, no pasa nada porque se salga por los lados.
  16. Ponemos otra capa de bizcocho encima, presionando ligeramente, y asegurándonos de que está bien alineado con el bizcocho inferior
  17. Colocamos otro bizcocho encima, y repetimos la operación. En la parte de arriba de la tarta, colocamos siempre el bizcocho que nos haya quedado más perfecto, con la parte de abajo hacia arriba (siempre es la más bonita).
  18. Cubrimos nuestra tarta con una primera capa de crema de vainilla, muy fina, que servirá únicamente para fijar, y que se oculten las imperfecciones de las capas de bizcocho. Se hace repartiendo la crema con una espátula, y para que el acabado sea perfecto, la vamos limpiando y humedeciendo cada vez que la pasamos por la tarta
  19. Dejamos tarta 15 minutos en el congelador, para que se solidifique esta primera capa
  20. Damos ahora una segunda capa de crema de mantequilla a nuestra tarta. Empezando por la parte superior, vamos añadiendo una capa de crema de vainilla distribuyéndola con una espátula. Cuando hayamos terminado de cubrir la tarta, vamos limpiando y humedeciendo la espátula, pasándola por los laterales de la tarta hasta lograr un acabado perfecto. Retiramos los trozos de papel de hornear de debajo de la tarta, tirando de ellos con cuidado
  21. Finalizamos, antes de servir, poniendo 3 rosetones de nata montada a cada lateral de la parte superior de la tarta, y colocando una gominola a modo de arcoiris en la nata.

NOTAS:

  • Si quieres dejar la tarta preparada con antelación, puedes hacerlo sin la decoración de la nata y el arcoiris, que debe realizarse en el último momento (con una hora de antelación como mucho). Lo ideal es conservar la tarta en un lugar fresco, pero fuera del frigorífico.
  • Deja secar al aire la gominola para que esté más dura y sea más fácil que mantenga la forma de arcoiris
  • Deja secar al aire la gominola para que esté más dura y sea más fácil que mantenga la forma de arcoiris
  • La nata montada se prepara batiendo 250 ml de nata muy fría con 2 cucharadas de azúcar con un batidor de varillas eléctrico a máxima velocidad (con cuidado de no pasarnos, o haremos mantequilla dulce)
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail

Autora : Sandeea Cocina


No hay ningún comentario... ¿te vas a ir sin decirme nada?

Habla ahora o calla para siempre

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *