Mini galletas rellenas de chocolate


Mini galletas rellenas de chocolate

Mini galletas rellenas de chocolate

Y aquí está la segunda parte de la receta que publiqué hace un par de días, las galletas conejo. Como os comentaba en esa entrada, una vez cortadas las galletas podéis volver a amasar los trozos de masa que van sobrando, y repetir todo el proceso: congelar, estirar, volver a cortar… Pero si tienes prisa, pereza, o como me suele pasar a mí, una mezcla de ambas, puedes preparar estas galletas tamaño mini, que te permiten aprovechar al máximo esos recortes de masa que van quedando cuando preparas galletas con cortador.

Lo mejor? Que ni siquiera necesitas un cortador de galletas, de hecho las de las fotos las corté usando un descorazonador de manzanas… Se trata de aprovechar lo que tengáis por casa! Un tapón, un anillo, lo que se os ocurra! La opción de agujerearlas o no, es una cuestión meramente estética, aunque los agujeros también ayudan a que las galletas se horneen más uniformemente… Pero en galletas de este tamaño no se nota apenas la diferencia, y de las dos maneras estarán riquísimas! Eso sí, aunque sean similares, no saben como las mini galletas Príncipe: el relleno es bastante parecido pero la masa difiere bastante.

Gracias a su pequeño tamaño son una opción ideal para que los más peques lleven el almuerzo al cole, y para que coman galletas rellenas de chocolate sin que después tengas que quitarles el chocolate hasta del pelo (se toman en un bocado). Aguantan perfectamente toda la semana en un recipiente hermético (incluso un par de semanas).

Y si como yo, te desesperas pensando el almuerzo de los peques en el cole, aquí tienes otras dos opciones que publiqué el año pasado: estos mini donuts de queso, y estas barritas de cereales.


Mini galletas rellenas de chocolateMini galletas rellenas de chocolate


Mini galletas rellenas de chocolateMini galletas rellenas de chocolate


{Mini galletas rellenas de chocolate}

nPreparación: 30 minutos

Cocción: 5 min

Raciones: 150-200 mini galletas

Ingredientes

    Para las galletas:

  • 400 g de harina normal
  • 125 g de azúcar glas
  • 200 gr de mantequilla fría, cortada en cuadraditos
  • 1 huevo mediano
  • 1 pizca de sal
  • Para el relleno:

  • 150 g de chocolate negro para fundir
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar glass

Preparación

  1. Comenzamos preparando las galletas. Mezclamos todos los ingredientes con las manos, hasta formar una masa homogénea.
  2. Formamos una bola, que dividimos en dos o tres partes (depende del tamaño de vuestra encimera, y la fuerza que tengáis para estirar la masa)
  3. Estiramos cada una de las porciones entre dos láminas de papel de hornear con ayuda de un rodillo, hasta dejarlas muy finas, idealmente, de 1 mm de espesor (3 mm de espesor como máximo).
  4. Llevamos las láminas de masa de galleta al frigorífico durante un par de horas, o las dejamos en el congelador media hora (esto se hace para facilitar el proceso de cortado). Procedemos igual con cada una de las porciones de masa que hemos cortado previamente.
  5. Sacamos las láminas (de una en una, para que no pierdan frío), cortamos con un cortador de galletas mini redondo, o con cualquier otro objeto que nos sirva: yo usé un descorazonador de manzanas para cortar las galletas. Colocamos las galletas sobre una bandeja, y las volvemos a llevar al congelador al menos 15 minutos (ayudará a que las galletas no pierdan la forma durante el horneado). Repetimos con el resto de la masa
  6. Precalentamos el horno a 170º C, si lo deseamos, con una brocheta de madera hacemos unos agujeritos en cada galleta y horneamos las galletas unos 5 minutos. Dejamos enfriar completamente antes de rellenarlas de chocolate, pueden incluso prepararse varios días antes (Conservándolas en una caja metálica).
  7. Seguimos preparando el relleno de chocolate. Para ello, en un cazo mediano, fundimos la mantequilla y el chocolate a fuego medio-bajo, removiendo sin cesar. Agregamos el azúcar, y removemos hasta obtener una crema lisa, sin grumos
  8. Sin esperar a que se enfríe, introducimos la crema de chocolate en una manga pastelera (tendremos que protegernos las manos del calor, con guantes o con un trapo) cortamos ligeramente la punta, y rellenamos la mitad de las galletas. El agujero de la manga es mejor que sea pequeño, y para que el relleno quede perfecto, lo mejor es depositar una cantidad generosa de relleno en el centro de la galleta, y presionar con la otra encima para distribuir el relleno hasta los bordes. Dejamos enfriar (puede hacerse a temperatura ambiente, o en el frigorífico).

NOTAS:

Autora : Sandeea Cocina


No hay ningún comentario... ¿te vas a ir sin decirme nada?

Habla ahora o calla para siempre

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *