Pan casero : cómo hacer pan casero con forma de osito


Ositos de pan

Acabó Halloween, y según las estaciones comerciales del año, llega la Navidad. Los anuncios, los turrones, y los villancicos. Personas adultas y formadas cantaremos letras tan profundas como: fun, fun, fun, y rin, rin con total impunidad. Y es que las letras de algunos villancicos son…

Por ejemplo el de los peces en el río. Beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río, por ver a Dios nacer… El que seguro que había bebido fue el que se inventó la letra:

– Primero, peces que beben.
– Segundo, qué es lo que beben estos peces? porque si beben, y beben, y vuelven a beber… quiere eso decir que són alcohólicos???
– Por último, pero no menos importante… beben, y beben, y vuelven a beber…. por ver a Dios nacer!!!!

Queda claro que beben hasta sufrir alucinaciones. No pienso enseñarles este villancico a mis hijos.

Anda que el de campana sobre campana… Campana sobre campana, y sobre campana una. Asómate a la ventana, verás al Niño en la cuna… (vamos bien) Campana sobre campana, y sobre campana dos. Asómate a la ventana, verás al niño de Dios. (vale) Pero es que luego dice: Campana sobre campana y sobre campana tres. Asómate a la ventana, verás al Niño nacer. (Jolín, entonces, quién era el niño que estaba en la cuna en la primera campanada? fue un parto múltiple??). Y aquí se acaba el villancico, miedo me da pensar qué rima habrían hecho con la campanada cinco.

Y el de: “yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo, yo me lo quité?” Toma ya! Alma de cántaro, si te lo vas a quitar, para qué te pones a hacerlo? Porque si hay que ir se va, pero ir “pa ná”…Jolín, que hace que la letra del “Xu xu xu xa xa xa” parezca profunda… y eleva a la categoría de poesía el “No hay marcha en Nueva York / Y los jamones son de York” de Mecano.

Y qué me decís del pobre San José, que es el pringado de toda la historia… Primero, el papelón que le tocó desempeñar. “No, el niño no es mío. Es el Hijo de Dios”. Y qué obsesión con sus calzones en los villancicos! Que si se los comen los ratones, que si se los llevan los ladrones… Pobre hombre, dejadle la ropa interior en paz, que bastante tiene con lo suyo! Normal que se diera a la bebida (como los peces) y cantara aquello de: “esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, saca la bota María, que me voy a emborrachar!” Qué espectáculo, borracho y sin calzones! Todos los caganets escandalizados…

Yo os dejo ya con esta idea para Navidad, o para cuando queráis. Está hecha con la receta de pan casero que ya os ensené con el pan de leche decorado con cilantro. Lo mejor de hacer pan en casa, es que te da mucho juego, ya que las posibilidades son infinitas. En este caso, he preparado unos panes para los más peques. Podéis rellenarlos de lo que queráis. Venga, a prepararlos!

Ya está a la venta mi libro “Las recetas de la felicidad” con un montón de recetas inéditas! Podéis adquirirlo en todas las librerías, si queréis más información podéis encontrarla aquí


Ositos de pan

Receta: Pan casero con forma de osito

Descripción: Pan de leche y mantequilla con forma de osito inspirado por esta foto. Si alguien habla japonés y es capaz de traducir la receta, que se manifieste

Preparación: 20 min más tiempo de levado

Cocción: 20 min

Raciones: 16

Valoración 5 sobre 1

Ingredientes

  • 300 gr de harina de fuerza
  • 1 sobre de levadura de panadería seca (son unos 5 gr)
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharadita (de café) de sal
  • 40 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 175 ml de leche a temperatura ambiente

Preparación

  1. Mezclamos la harina y la levadura en un bol amplio. Agregamos azúcar y sal, e integramos bien.
  2. Añadimos el huevo, y la leche.
  3. Mezclamos bien con la ayuda de una cuchara o una rasqueta de panadero
  4. Sacamos la masa del bol, y comenzamos a amasar. Después de 5 minutos, notaremos como la masa se vuelve cada vez más elástica.
  5. Agregamos la mantequilla, y amasamos otros 5-10 minutos, hasta que obtengamos una masa suave, plegable, y ligeramente brillante.
  6. Formamos una bola, y dejamos reposar en un bol ligeramente enharinado, y tapamos con un paño. Tras 1 hora, o 1 hora y media, la masa deberá haber crecido y duplicado su volumen.
  7. Precalentamos el horno a 200 º C
  8. Sacamos la masa del bol, y la desgasificamos ligeramente, tocándola y aplatándola con los dedos.
  9. Cortamos la masa en 16 porciones, y formamos una bola con cada una de ellas, salvo con una que reservamos para las orejitas.
  10. Colocamos las bolas en una bandeja de horno forrada de papel de hornear y damos forma a las orejas haciendo pequeñas bolitas con la masa sobrante
  11. Pegamos las orejas con un poco de agua a la bolas que harán de cabeza. Dejamos reposar 15 minutos.
  12. Horneamos los ositos unos 10-15 minutos, hasta que estén doraditos
  13. Dejamos enfriar, y con un rotulador comestible, dibujamos los ojos y la nariz. Para servir colocamos sobre tazas, ramequins, etc

Notas

Si no dispones de rotulador comestible, puedes usar tinta de calamar para versiones saladas, o chocolate para versiones dulces. El rotulador comestible puede adquirirse prácticamente en cualquier tienda de repostería. Para personas sensibles, lo mejor es comerse el osito sin mirarlo a la cara. Se coloca en tazas porque la parte inferior no queda totalmente redonda, pero no es imprescindible. Recuerda retirar la taza antes de hincarle el diente. Si es la primera vez que amasas, y quieres ver un vídeo de cómo hacerlo, te recomiendo este con la técnica de Bertinet. Se puede congelar el pan una vez horneado, y descongelarlo calentándolo en el horno, en el microondas unos 30 seg, o a temperatura ambiente.

Receta original: Sara de Sara en la cocina, ha tenido la amabilidad de enviarme un mail con la traducción de la receta original. Os pego a continuación lo que me cuenta
“Con respecto a la receta en japonés, es prácticamente igual, los ingredientes: Harina 200g/Azúcar10g/Sal3g/De agua60g/Leche60g/Mantequilla10g/De levadura seca1.2 cucharaditas. Y la preparación es casi la misma, solo que la leche y el agua las calienta un poco, y cuando hace las bolas y las orejas, las deja levar 15 por separado y luego, las pega, las deja levar otros 15 min tapados con un paño húmedo, luego las hornea igual que tu. y tmb tiene otra versión en la que pinta los ositos con clara de huevo y los espolvorea con copos de avena o
coco rayado para para que parezca que tienen pelo”
La idea del pelo me encanta, seguro que la pruebo!
Le pregunto a Sara por las orejas de los ositos, si da alguna explicación de cómo lo ha hecho, porque mis osos parecen topos, y me responde lo siguiente: “Creo que es por que coge más masa para las orejitas, hace bolitas, pero más grandes que las tuyas. creo que dice que hace 20 bolas de 1 gramo para las orejas y con el resto hace 10 bolas grandes” Así que ya sabéis, si queréis que vuestros osos parezcan osos y no topitos, orejas más grandes!

Autora : Sandeea Cocina


No hay ningún comentario... ¿te vas a ir sin decirme nada?

Habla ahora o calla para siempre

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *